Bar

CrushMoritzFundador.jpg
El jubilado asoma por la puerta del bar y se queda mirando al infinito, el cuello levemente estirado. Gloriosa estampa, si no fuera porque a escasos 90 centímetros del Bar Rosales construyeron un muro. De eso hace unos veinticinco años, pero los clientes (todos hombres y viejos) parecen empeñarse en ignorarlo, continúan charlando frente al recubrimiento pétreo de la Ronda del Mig que un remoto alcalde planificó sin pensar en gente como ellos. La miserable luz de 25w. con la que apenas distinguen el cinco de oros (o el pito doble) rebota contra el muro en cuanto anochece. Beben cerveza Moritz, o naranjada Crush, marcas que dejaron de abastecer hace lustros. Las mujeres que deberían esperarles en casa hace tiempo que huyeron lo más lejos posible del barrio, del olor a Fundador en el aliento conyugal, y juraría que cuando Rosales echa la persiana metálica a eso de las once, ni uno solo de los jubilados que entraron hace veinticinco años ha tomado tampoco hoy el camino a casa, simplemente permanecen todos allí dentro, sentados o de pie, atravesando con la mirada el cristal, la puerta y el muro que Porcioles mandó construir, encerrándoles para siempre en el Bar Rosales. Están todos muy a gustito dentro.

Reus

La Vaca de Santa Joana
Lo que tenía que ser una mini-gira se ha quedado en un bolo en Reus (Siracusa se ha cancelado), y como al final no voy a viajar a Salzburgo en Agosto, éste se convierte en mi última colaboración de momento con el Teatre Lliure. Llegué ayer viernes, y hoy sábado a las 22h es la función.
La diferencia con el Grec es patente, en el teatro Bartrina todo es más reducido, el operador de video queda fuera de la visión del público y los enseres del escenario aparecen más apelotonados. Creo que la sensación de agobio que en muchos momentos del show es inevitable, se hará mucho más presente en un espacio como éste.
Además, hoy me tengo que limitar a apadrinar a Dani, mi sustituto en Salzburg, que hoy debuta a los mandos del videoproyector, o sea que mi aportación esta siendo bastante más relajada que en Barcelona.
Y después de todo esto, que? Pues volveré a retomar el proyecto de Adán, que ha seguido adelante mientras yo estaba liado, mi mudanza, y la preparación del corto futbolero. No sé si entre todo esto habrá tiempo para lo que los humanos llaman vacaciones, pero no me quejo, estoy entretenido.