La cortina de Wenders

Viendo el documental Tokio Ga de Mr. Wim Wenders, hay un momento en el que el propio Wenders habla con Yuuharu Atsuta, el operador de toda la vida de Ozu. Tras una imparable escalada emocional de la conversación, que lleva al Sr. Atsuta irremediablemente a las lágrimas, éste le pide a Wenders hasta tres veces que lo deje solo. Después de tardar todo un mundo en hacerle caso, finalmente la cámara acaba abandonando el rostro del Sr. Atsuta y reencuadrando improvisadamente una cortina. Aún sin saber quién es realmente el que toma la decisión de mover la cámara (es Wenders mismo?, es su operador?), el planito de la cortina es para mí el mejor de la peli.  Sólo echo de menos que no se produjera antes, pero ya sabemos que a Wenders le va un poco el rollo baboso-necrófilo. Toda la conversación con Atsuta tiene un aire a “Diario de Patricia” televisivo que no veas, pero la textura del 16mm y, cómo no, el reencuadre de la cortina lo salvan, llevándolo a otro estadio justo en el último momento.