TontiPhone

Mi Palm T3

La Palm T3

Tengo una Palm T3 desde que salió, en el 2003.  Me costó una pasta entonces,  pero aún la sigo usando hoy.  Es el cacharro tecnológico más amortizado de los que he tenido nunca. Los últimos 3 años y pico lo he usado en compañía de un Nokia 6230i.  Debido al ingente gasto de teléfono al que nos hemos visto abocados en la productora durante los últimos rodajes,  Tontistar me ha “regalado” un tontIphone.  Estos días he intentado usarlo, he aparcado temporalmente mi vieja T3 y el pequeñín 6230i en el cajón de los chismes obsoletos, y he intentado sustituirlos por un iPhone blanco de 16Gb.

Si te interesa saber las conclusiones de esta apasionante experiencia, sigue leyendo.

Después de 3 semanas de uso, se puede decir que el iPhone es muy bueno haciendo algunas cosas y un desastre en otras. Se supone que algunas de las que me han molestado sobremanera se deben exclusivamente a estar hiperhabituado a manejar la Palm, pero otras son de juzgado de guardia. Vamos al grano.

Escribir y teclado:  El teclado virtual del iPhone es simplemente, engorroso. Acabas defendiéndote,  pero iba más rápido y cometía infinitamente menos errores con el viejo Graffiti.  Tampoco me gusta el modo que tiene de proponerte palabras, y te induce a error más de lo que me ayuda.  Eso sí, a medida que lo he ido usando, la cosa ha mejorado un poco, y al menos se usa con una mano sin problemas, en lugar del palillo de la Palm… Un 6.

Internet / Navegar / EMail / WiFi /3G:  Estos son los puntos fuertes del cacharro y los pongo todos juntitos. Consultar webs en los navegadores de la Palm era un suplicio, y en eso el iPhone le da cien vueltas.  También la aplicación de email está bien parida.  Sólo echo de menos que haya un buzón para todas las cuentas, pero es un problema menor. Un 9.

SMS: El modo que tiene de mostrarlos como conversaciones es bueno. Un 7.

Interfase/Sistema operativo:  Un acierto. Lo de los deditos y el multitouch para ampliar reducir, el acelerómetro, etc. son una pijada. Un 8,5.

Tamaño, pantalla, resolución:  No me meto en temas de diseño, etc. pero la resolución es la misma 320×480 que un cacharro de hace 5 años, y el tamaño, comparable. El iPhone gana por diseño, es agradable al tacto y muy “cool”… Un 7.

Como lector de archivos:  Muy bueno, siempre que se usen programas gratuitos tipo Files o Discover.  Un 8.

Como editor de archivos Word, Excel, etc.: Una mierda.  Simplemente, no puede, de momento. Un cero (0)

Como módem 3G para el PC:  Fabuloso.  Sólo por esto me lo quedo. Eso sí, hay que “jailbreakearlo” y usar alguna aplicación tipo PDAnet, pero lo hice el primer día y funcionó sin problemas. Un nueve (9)

Uso del Bluetooth: Los de Apple son los reyes de la censura, prohibiendo los 90 posible usos del Bluetooth y dejando usarlo sólo como manos libres. Un cero (0).

Fotos/Cámara: Bien, pero echo de menos un flash y un botón real para apretar en lugar de tener que tocar la pantalla. Un 5.

Radio FM:  No tiene. Y la echo de menos. Uso el programa FStream para escucharla por wifi, pero es un apaño. Un 4.

Audio/iPod: En esto no tiene rival. Un 9.

Tarjeta de expansión de memoria:  Los de la manzanita creyeron que con 8 o 16Gb íbamos sobrados y no necesitariamos tarjetas extras microSD o similares.  Error. Un 2.

Precio / Plan de datos Movistar de 15 o 25 euros: Éste es el mayor timo. Es imposible usarlo sin plan de consumo, y comprarlo libre es la ruina. Un 1.

Productividad: Calendario, tareas, etc.: Aquí me han matado.  La rapidez, usabilidad y estabilidad de la vieja Palm son imbatibles. Hay que apretar demasiados botones reales o virtuales para llegar a las aplicaciones en el iPhone.  No están enlazadas entre ellas, no son configurables, no hay alternativas. La notas son inusables. No hay tareas. Sólo los contactos resisten la comparación. Un 2.

Como teléfono: Normalillo.  Un 6.

Copy/Paste: El ingeniero que debía implementar el copiar y pegar en el iPhone fue despedido. Impresentable. Imagina que te piden que envies por SMS el teléfono o dirección de un colega. Hay que memorizarlo y reteclearlo a mano. También hay que memorizar, por poner un ejemplo, números de serie de 18 cifras que te envian por email para usarlos en algun formulario… Todo esto es bueno para prevenir el Alzheimer, pero…  un cero (0).

Aplicaciones de terceros: Algunas de estas aplicaciones, y el trabajo de los estupendos Dev Team, le han salvado la cara a mi tontIphone. Aplicaciones como Toodledo, Fstream, PDAnet, iFutbol y alguna otra han conseguido que no revenda mi iPhone. El invento de la AppStore, es un engaño. Deberían dejar de usar la censura y dar más aplicaciones con días de prueba antes de pagar!. Sin nota.

Sincronización: El iTunes es un programa demasiado pesado para usarlo como sincronizador de datos, y sólo se puede hacer por cable, nada de WiFi ni BT. Lento y engorroso. Un 4.

Bonsai: Y finalmente, la aplicación que ha hecho que saque de mi cajón a la prematuramente enterrada T3. Natara Bonsai, un outliner que uso para manejar proyectos, listas, tareas y para organizarme mejor. En el iPhone hay alguna cosa similar como CarbonFin y Zeptoliner, pero ninguna como mi viejo y maravilloso Bonsai.

Ahora voy de nuevo con dos cacharros. El tontIphone para hablar por teléfono, multimedia y la “nube”. Para lo serio… mi T3.

Hay más cosas que discutir, pero lo dejo aquí. Si lo sé, me espero al próximo Palm Pre.