Sentar la Cabeza / Desenfreno Total

Recuerdo como me sentía a los diecisiete: era un gato, una serpiente, un lagarto, un ratón…
también me atraía lo de tener un buen carro y una esposa, y un crío, casa en el campo, piso en Londres.
Voy a pirarme a una isla en cuanto termine el verano, voy a liarla a tope,
beber más que un pez en una tromba marina,
formo parte de una corriente
que viene de lejos, y a estas alturas debería saber
que no tiene fin.

Hay tanto que recordar, hay tanto que olvidar: en nosotros está nuestro futuro, aunque lo desconozcamos aún.
El espíritu se hace carne, y la carne espíritu… buscamos respuestas en la cara de la Esfinge, pero no sirve de mucho.
Atrapados entre vejez y belleza, experiencia y juventud, sentimos una acuciante necesidad de algún tipo de Verdad.
Pero a veces nos dejamos atrapar, pillados entre oportunidades desperdiciadas, malgastadas.
Así que mejor unirse a la danza de los malgastadores: esa que es rápida y lenta a la vez,
cualquier cambio es preferible a quedarse estancado,
fosilizado.

De verdad que tengo vocación por Sentar la Cabeza,
pero en cuanto comienza a sonar la canción,
me pierde la menor promesa de Goce Total…

eres tan joven, tan viejo, lo atrapas, se te escapa, es tan jodido
de explicar
casi lo tienes, vas muy mal, tan joven, tan viejo, tan raro, tan fuerte, tan jodido
de explicar… tan cerca, tan lejos, tan joven,…

Van der Graaf en COM radio

Mi amigo Nando Caballero me ha invitado para darle un repaso en su programa de radio a la discografía de Van der Graaf Generator. El próximo viernes de 13 a 14h en COM radio se emite el programa. En una hora es imposible hacer algo exhaustivo, ni siquiera unas pinceladas medio serias, pero bueno, ahí estuvimos, pisando de forma inclemente con nuestros comentarios los temas de VdGG. Hablamos también con Marcello Gobello, autor de un imprescindible libro sobre PH y VdGG aparecido recientemente. Nando me ha prometido que habrá una segunda parte para comentar la carrera en solitario de Hammill, pero no sé como lo vamos a hacer: son más de cuarenta discos a repasar!!

Van der Graaf is for everyone!


No voy a decir que me lo olía, pero ha sucedido: se anuncia concierto y disco de Van der Graaf Generator. Es curioso que la prevención que siempre tengo cuando un grupo histórico anuncia una reunión se desvanece esta vez, pero es que reconozcámoslo, no soy nada imparcial, la vida sólo se vive una vez, y jamás he visto a VDGG en concierto. Aunque sea con treinta años de más, el acontecimiento va a ser único por muchas razones, y aquí van unas cuantas consideraciones para jalear la noticia:
1.Las escasísimas veces que han tocado juntos en los últimos 30 años han sido una gozada. En 1996 en el Union Chapel y la última en febrero de 2003 en el QEH marcándose un Still Life.
2.Hammill estaba necesitando como agua de mayo la aportación de otros. En sus últimos discos se le notaba demasiado encerrado su bola.
3.Y lo del ataque al corazón que tuvo el año pasado también debe haber pesado lo suyo…
De momento hay un único concierto previsto para el 6 de Mayo de 2005 en el Queen Elizabeth Hall de London… Estaré allí.

The Death Wish and the Will to survive

Incoherence es el título del nuevo CD de Hammill que aparece el próximo día 22 de marzo, tal como informa su web oficial. Hace escasamente dos meses PH sufrió un ataque al corazón mientras caminaba cerca del Támesis en Henley, y el hecho de que ahora las noticias sean de signo tan diferente, un nuevo CD unido al anuncio de su vuelta al trabajo, hacen que éste no sea un disco más de PH para los que seguimos su carrera. En éste todos son Bonus Tracks.

Clutch Klutch Klan

Han pasado ya unos cuantos días, y como he tenido algunas réplicas ácidas sobre mis comentarios acerca del último Cd de Hammill “Clutch”, voy a darle un repaso exhaustivo, sin que sirva de precedente, porque esta weblog no pretende ser un lugar para la crítica musical. (Aún no se sabe muy bien qué mierdas pretende ser esta weblog).

Ante todo constatar que el sonido general del Cd es apabullante, y aunque las guitarras acústicas son prácticamente la única base sobre la que descansa todo el trabajo, suenan con una dinámica tremenda, y la voz no digamos. Los últimos discos de Ph ya sonaban contundentes, pero creo que este los supera. Tampoco echo en falta la percusión, en parte porque los arreglos de los temas son certeros y en parte porque el batería usual de pH, Manny Elias, no contribuye demasiado a enriquecer el asunto. Yo prefiero mil veces a Guy Evans, pero parece que Hammill lo tiene olvidado. ¡Vuelve Guy Evans!. ¡Por favol! Aquí va un repaso tema por tema.
“We are written”: Si Hammill espera ganar nuevos adeptos, (pienso en los escuchadores automáticos que por ejemplo hay en la FNAC, pero a pH nunca le colocan un disco ahí) cuando “pinchen” este primer tema van a dejar los cascos de inmediato y saldrán despavoridos: difícil, arisco, duro, la letra inaccesible, nada de percusión, giros de voz antinaturales al más puro estilo Hammill. Pero es un gran tema, con reminiscencias del Chameleon de 1973. Quizás se podría haber elegido otro más accesible para abrir el Cd, pero con esta introducción pH demuestra que no está para concesiones, el que quiera disfrutar de lo que viene, que pague un poquito de peaje. En resumen: Buena. Comercialmente: Un suicidio.
“Crossed Wires”: El disco sube unos enteros con ésta. Entra Jackson con el saxo y se agradece un huevo. La aportación de Jaxon en general, en todo es disco, mejor que la de su colega Stuart Gordon. Aparición de los coros (hechos como siempre por el propio pH, no estamos para derrochar) y el tema que sube en intensidad con los falsettos de una voz en plena forma. La letra recuerda a “Losing faith in words” del Black Box: Yo digo A y tu entiendes B. Quizás un poco alargado el final, pero en general: Muy Buena.
“Driven”: Al principio se me pasó ésta. Pero una escucha más detenida la ha dejado al descubierto. De lo mejor del disco, con una estructura muy Hammill, suave construcción introductoria y contundente estribillo. La letra se debate entre el transcurso del tiempo y el cruce de identidades en una misma persona. Brillante. La nota: Muy buena.
“Once you called me”. Los fans ya conocemos la debilidad del tipo por cantarles cancioncillas a sus hijas y sus devaneos con la sensación de culpa/victoria de la paternidad. Si en otras ocasiones acertó (Sleep Now, Whillelmina) en esta no llega a conmover, quizás porque algunos de los gorgoritos me suenan mal, quizás porque la melodía no es demasiado inspirada. Nota general: Regular.
“The Ice Hotel”. Como siempre acabo dándole al “skip” en la anterior, ésta obtiene toda mi expectación y no defrauda. Es una canción de ambiente opresivo, me recuerda al “Fogwalking” también del Black Box (ese saxo!!!). Voces superpuestas y ecos usados sin rubor, pero al servicio de ideas claras y un crescendo que solo se hace evidente (otra vez) a la quinta o sexta escucha. La letra merece un apartado especial. A mi me gusta más el Hammill que se pregunta cosas que el que da sermones, pero la reflexión que se trae aquí y sus metaforillas heladas funcionan un montón. Me he entretenido en traducirla y todo. Nota: Sobresaliente.
“This is the fall”: Normalmente, cuando el tema de la canción va de discurso-alegato-diatriba contra algo, el conjunto se resiente, y aunque aquí nuestro amigo está realmente alterado (la religión siempre me lo puso nervioso, y con lo del 11-S hay tema para pegar chillidos a diestro y siniestro) aquí nos falta un poco de chicha para concederle el aprobado. Difícil de soportar con la atención alerta de principio a fin, y aunque menos agresiva que “Fed to the Wolves” de su anterior disco, “This is the fall” no la pillo del todo. Nota general: Desconcertante.
“Just a child” y “Skinny” comparten ambas la aridez del tema tratado (la pedofilia y la anorexia, nada menos). Son coherentes de principio a fin, la primera es una canción en el sentido más clásico de término y la segunda, que personalmente me gusta más, tiene un tema recurrente y cortante muy logrado. La letra en ambas es demasiado evidente para mi gusto, no dejan nada a la imaginación del oyente. Nota para las dos y a pesar de eso: Buenas.
“Bareknuckle trade”: El tío se la ha dejado para el final, pero aquí da el golpe. Suena una y otra vez y siempre hay algo nuevo por descubrir. El violín de SG está inspirado aquí como en ningún otro momento. Dije que echaba de menos la rabia en los discos de pH, pero este tema la tiene a borbotones, las guitarras suenan a pares, la voz alcanza las cotas más altas y la letra es suficientemente compleja como para no enterarte de nada y sin embargo sugerirte un mundo. Ocho minutos bien aprovechados que por si solos ya valen todo el disco. Nota: Clásico hammilliano.
Resumen: En sus conciertos en solitario me suelen gustar más los temas de guitarra que los de piano, y sólo espero que “Clutch” no sea solo un islote, sino que Hammill le dé más importancia a partir de ahora a esta forma de componer sólo con guitarras acústicas. Tal vez no esté ya en la linea ascendente como creo que está un Nick Cave por ejemplo. Pero nadie que yo conozca lleva cuarenta y siete discos a sus espaldas y sigue vivo y arriesgando como pH. En general, es un paso adelante, puede que no le haga incrementar el número de seguidores, pero el que haga un esfuerzo y le dé más de una oportunidad a este “Clutch” (como hice yo) no saldrá defraudado.

Hotel de hielo

Algo no está en orden cuando esperar se convierte en la única actividad. El Apa no ha enviado más mails desde el Cairo, parece que el acceso a internet no está entre sus capacidades/posibilidades. Vuelve el domingo: si algo me cuenta, algo resumiré por aquí.

Pero esperando, algo llega, ya tengo Clutch, estoy en la segunda escucha y no estoy muy impresionado, algo le urge al Hammill a sacar demasiado material, cuando creo que si acumulara los mejores momentos de varios CDs tendría una obra maestra cada 3/4 años, en lugar de discos medianos cada temporada. De momento me quedo con “Crossed Wires” y con que el principio de “Bareknuckle trade” es clavado a “Betrayed”, dan ganas de tararear “When I began, I was full of altruistic dreams…”, pero de repente suena otra frase, otra voz. Frustrante. Será que echo de menos algo de rabia, y no sólo en los discos de PH.

Agarre

Acabo de pedir Clutch el último Cd de Hammill que ha editado hoy mismo, hace unas horitas. Aunque me sale más caro, se lo compro a él directamente porque asumo que le llegarán más royalties y sin intermediarios. Sé por la lista de correo ph7 que muchos otros hacen como yo. La larguísima y frondosa carrera de Hammill (Clutch es el disco número 47), es comparable a la de Zappa en prolífica e imprevisible. Y por lo que él explica en la última newsletter y también en la anterior, aún se debate entre la necesidad de alcanzar una mayor audiencia y por otro lado la independencia que da tener un grupo pequeño pero fiel de seguidores, que son los que le permiten seguir adelante. Curiosamente, muchos de los fans de PH y VdGG son también muy críticos con el “flaco” (yo me incluyo), pero eso no impide que se espere cada trabajo nuevo con avidez, porque es un misterio lo que puede llegar a contener. Y eso tan simple pasa con muy pocos tipos en cualquier ámbito, artístico o cotidiano.

PH estuvo en Madrid…

…y yo no acudí. Es la primera vez que anuncio algo en el weblog y luego no se cumple. No volverá a suceder. Me ha llegado el mensajito de la lista de correo con reseñas del concierto escritas por varios fans. No debería leerlas, porque luego me siento peor, pero he acabado repasándolas. Hecho inusual del concierto: PH caminando entre las mesas del club cantando “Again” a capella… Esto sí que me sabe mal habermelo perdido. Actividad actual: 1. Montaje de una versión alternativa (que no mejor) del cortometraje “Amor es de Humo” de Miguel. Si él da su permiso subiré un trailer de 20 seg. del cortometraje para que la gente pueda ver de que pasta está hecho. 2. Salto de Eje presenta dos (2) (II) nuevos proyectos de largometraje en marcha, ninguno de ellos escrito por mí. 3. Preparación de un documental, este sí que me lo voy a currar yo: imagen, sonido, montaje, etc. Es decir, un mediometraje YMLGYMLC (Yo Me Lo Guiso…)

Back in 1986

Como decía ayer, el concierto de PH en BCN en 1986 marcó un antes y un después. Algunos se hicieron monjas y otros se dieron a la bebida o al latrocinio después del show. ¿Estoy exagerando? Leed la crónica del otrora serio y sesudo diario El País del 14 de Noviembre, dos días después. Mingus B. Formentor debió ser de los que ingresaron en un convento, porque el tono es bastante litúrgico. Eso sí, personalmente, aún creo que se queda un poco corto…

Peter Hammill en España

He leído en su web que dará tres conciertos en solitario en España este mes de Mayo. Los lugares y fechas son:

Jueves 16: León, Teatro El Albeitar

Viernes 17: Madrid, Sala Clamores

Sábado 18: Bilbao, Palacio Euskalduna

No venía desde el 96. Si puedo iré al de Madrid, que es el que me cae mejor. Será la 7ª vez que lo vea en directo, siempre solo o con Stuart Gordon, pero nunca con un grupo. Recuerdo más que especialmente el primero de todos, en el Salón Cibeles en 1986.

¿Alguien se apunta a ésta?